domingo, 14 de diciembre de 2014

ZUCCHINI BREAD - JOANNE WOODWARD


José Santos, pasó de ser un reconocido dentista a convertirse en restaurador de éxito y propietario de una serie de restaurantes en el Upper East Side de Manhattan.
Todo comenzó en 1962, cuando abrió The sign of the Dove (Símbolo de la Paloma) en la Tercera Avenida. El propio doctor diseñó su restaurante que pronto se hizo popular entre los neoyorquinos, atraidos por su elegante decoración en la que no faltaban las lámparas de gas, antiguedades, cristal veneciano, mesas dispuestas discretamente y preciosos adornos florales. Era uno de los restaurantes con más encanto de Nueva York y eso, a pesar de que la calidad de su menú no era demasiado bueno y de que el servicio de sus camareros dejaba mucho que desear. Sin embargo, el restaurante rápidamente se convirtió el destino preferido de los enamorados, convirtiéndose en el escenario de un sinfín de propuestas de matrimonio, fiestas de compromiso, día de San Valentín y cenas de aniversario.

También atrajo al restaurante a una clientela selecta; el mes de septiembre de 1965 fue el escenario de una fiesta organizada por Jacqueline Kennedy en honor del economista John Kenneth Galbraith, siendo una de sus primeras apariciones después del asesinato de su marido casi dos años antes.  Más tarde abriría los restaurantes Yellowfingers, Contrapunto y Arizona 206.

Para José Santos, el pan era casi una cuestión espiritual, desde que siendo un adolescente quedase embriagado por los olores de la primera panadería en la que trabajó.
La panadería Ecce Panis se construyó para abastecer a sus restaurantes y safisfacer las peticiones de pan que le hacía la gente.

En 1993 James Grissom se convirtió en el gerente de Ecce Panis y cuenta que entre sus clientes favoritos estaban Joanne Woodward y Paul Newman. Joanne era muy amable y siempre se mostraba interesada por los Empleados. Les daba consejos y les regalaba vitaminas y suplementos, así como los chocolates que su hija creaba para la Newman's Own.

James Grissom y Joanne eran sureños, habían crecido rodeados de buenos panaderos y disfrutaban compartiendo sus recetas de panes, pasteles, tartas y galletas. Joanne llamaba a menudo a la panadería y pedía que le reservasen pan para las cenas que le surgían de repente. Una de las recetas que la  actriz compartió con él fue la del pan de calabacín.
FUENTES:
NYTimes
intrepidfoodienyc


                                                      INGREDIENTES
Pan de calabacín,aunque se llame así su textura es la de un bizcocho. Probadlo, es delicioso.
- Tres Tazas (cups)  de harina, equivalen a 400  gr de harina
- 1 cdta de bicarconato sódico
- 1 cdta de levadura en polvo
- 1 cdta de canela molida
- 1  cdta de vainilla
- 3 huevos
- 1 taza (cup)  de azúcar, equivale a 200 gr de azúcar
- 1 taza de aceite, equivale a 200 ml de aceite suave
- 1 cdta de vainilla
- 2 Tazas (cups) de calabacín rallado, Un calabacín mediano de unos 250 ó 300 gr 

Nota: Para que quedase más tierno, le añadí 50 ml de suero de leche (50 ml de leche + 1cdta de vinagre o de zumo de limón que dejaremos reposar unos 10 '.Pasado ese tiempo lo revolvemos bien y ya estará listo para añadir a la mezcla. 
                                                    ELABORACIÓN
- En un bol tamizamos la harina, la levadura en polvo, el bicarbonato, la sal y la canela.
- Batimos los huevos hasta que estén espumosos, agregamos el azúcar, la vainilla y el aceite.  (A mí me gusta batir las claras a punto de nieve y añadirlas al final con movimientos envolventes)
- Mezclamos bien, incorporamos el suero de mantequilla y añadimos el calabacín rallado.
- Echamos la mezcla en un molde previamente engrasado y  horneamos unos 40 ' a una temperatura media-baja. Vigilamos el punto de cocción del bizcocho pinchándolo con un palillo y si sale limpio, estará listo para sacar del horno.

sábado, 1 de febrero de 2014

TARTA DE CAFÉ- EL APARTAMENTO DE MADAME FLORIAN


Fue como entrar en el castillo de la bella durmiente, donde el tiempo se hubiera detenido desde 1900, "había olor a polvo viejo".

En 2010 una mujer fallece en el sur de Francia a los 91 años...
Cumpliendo con la ley francesa, celosa de la privacidad de los bienes de los ciudadanos fallecidos, las autoridades de la localidad en la que residía la fallecida, pusieron en conocimiento de las autoridades parisinas, el hecho de que la anciana era la propietaria de un apartamento situado en el noveno distrito de París, cerca de la iglesia de La Santísima Trinidad, entre el Barrio rojo y la Opéra Garnier. Lo que a primera vista parecía un caso más de bienes sin dueño, se convirtió en una constante fuente de sorpresas. No se tienen demasiados datos sobre la fallecida, se cree que podría haberse llamado Solange Beaugiron y que en el año 1942 cerró las puertas de la casa para no volver jamás. Huyó de París escapando de la inminente invasión nazi y se refugió en el sur de Francia.
Nunca regresó, ni se preocupó por recuperar sus pertenencias, pero eso sí, pagó religiosamente el alquiler del piso mes tras mes. La empresa de Olivier de Janvry, fue contratada para hacer el inventario del interior del apartamento.

En 70 años, ni los vecinos, que no vieron entrar o salir a nadie del apartamento, ni al administrador, que recibía puntualmente el importe de los impuestos y demás gastos que generaba la propiedad, formularon pregunta alguna sobre quién lo habitaba. Al abrir la puerta del apartamento, Choppin de Janvry, inició literalmente un viaje en el tiempo que le llevó a finales del siglo XIX.


Cuando sus ojos se acostumbraron a la penumbra, recorrió los 140 metros cuadrados de la vivienda de altos techos artesonados, descubriendo a cada paso, muebles de autor, sillas aterciopeladas, cortinas con borlas y pasamanería, una enorme estufa de hierro, un fregadero de mármol y juegos de porcelana de 1900...cubiertos por una espesa capa de polvo y telarañas. También había piezas de taxidermia repartidas por todo el piso. Tener animales disecados como decoración, era signo de riqueza. Pero lo que hizo que su corazón diese un vuelco, fue descubrir sobre una magnífica chimenea, el retrato de una mujer joven, vestida de noche en muselina rosada.
El retrato presentaba un trazo elegante y fino que recordaba al estilo único al pintar las telas de los vestidos, del llamado Maître de Bruissement, Maestro del susurro, Boldini.
Tras analizar la técnica y la firma del autor y confirmar la primera impresión de Choppin de Janvry el caso pasó a manos de Karine Villanfray y Paul- Marie Musnier,expertos en subastas "aristocráticas".
Pero, ¿quién era aquella hermosa joven que fascinaba a todos los que contemplaban el cuadro?

La mujer hermosa, se llamaba, Marthe de Florian y era abuela de la mujer fallecida en  2010.

En el apartamento se encontraron numerosos documentos que hacen que los expertos hayan llegado a la conclusión de que Mathilde H. Beaugiron, de nombre artístico Marthe de Florian, era actriz de teatro, cantante y mujer de moral distraída.

¿Cómo una simple costurera pudo llegar a vivir rodeada de tantas riquezas y además ser una habitual de las fiestas de la alta sociedad.? Pues muy sencillo, porque era una cortesana, una demi-mondaine o lo que hoy conocemos como una prostituta de lujo. Las cortesanas eran mujeres de exquisita belleza, protegidas de hombres ricos o políticos importantes y toleradas por la alta sociedad francesa.

Las demimondaines, eran famosas por su estilo de vida extravagante y su vestuario era la envidia de todas las mujeres de París. Incluso las matronas más ricas de la alta sociedad no podían competir con ellas. Después de todo, sólo tenían "un esposo" como único suministrador, mientras que las demimondaines "tenían muchos..."
También fueron famosas por el consumo de alcohol, uso de drogas, los juegos de azar y sobre todo por el excesivo gasto en ropa.

El apartamento está en el noveno distrito, cerca de la iglesia Trinité, de L'Opéra Garnier, de le Folies-Bergère y del barrio rojo de pigalle. En definitiva, en el París de los escritores, artistas y cineastas.Todo el intelecto y libertinaje que uno podría desear. Se cree, que puede estar ubicado en alguno de los edificios que se ven es la fotografía.

Nacida en París el 9 de septiembre de 1864 como Mathilde Héloïse Beaugiron, trabajó como costurera hasta los 18 años.
Poco tiempo después inició una fulgurante carrera en los escenarios parisinos, para ello adoptó el nombre artístico de Marthe de Florian. Se relacionó con algunos de los hombres más importantes de la alta sociedad.
Fue madre soltera, tuvo dos hijos de padres diferentes- y a los dos les puso el nombre de Henri.
El primero de ellos murió poco después de nacer, pero el segundo Henri, vivió hasta el año 1966 y tuvo una hija (la anciana fallecida en 2010).
Marthe de Florian, utilizaba el apartamento supuestamente, para recibir y entretener a sus pretendientes. Era una mujer dotada de una belleza excepcional y tenía muchos admiradores.
En sus cajones se encontraron tarjetas de visita de políticos de la época, como Clemenceau (médico, periodista y político francés que alcanzó el cargo de primer ministro y jefe de gobierno), Waldeck-Rousseau (abogado y estadista)...
Uno de los expertos, se encargó de hacer el inventario de las cartas de amor de sus amantes. Estaban clasificadas en pequeños paquetes atados con cintas de  colores. Cada color correspondía a un enamorado diferente.

El apartamento, es un tesoro en cuanto a decoración vintage pero lo que sin duda causó más expectación fue el hermoso lienzo. Cuando el subastador descubrió la pintura, tuvo la corazonada de que podía pertenecer a Giovanni Boldini, famoso retratista del siglo XIX, que estaba muy de moda en París.

Ningún libro dedicado a Boldini hacía referencia a este lienzo ya que nunca había estado catalogado. Por suerte, encuentran una tarjeta de visita del pintor con unas palabras de amor garabateadas, una prueba más de que el artista formaba parte del círculo de "amigos" de Florian.
En ese momento, los expertos,ya estaban seguros de que se encontraban delante de un Boldini maravillosamente pintado. El equipo de Marc Ottavi,continuó con la investigación y  finalmente se encontró una referencia de la obra, en un libro publicado en 1951 por la viuda del autor.En él se decía que el cuadro había sido pintado en el año 1898, cuando la señora Florian tenía 24 años.Esta mención, junto con las cartas de amor cruzadas entre Boldini y Florian fueron suficientes para confirmar la autenticidad de la pintura.
El hallazgo del cuadro en el apartamento, llevó a un renacimiento de las obras de Boldini en el mercado del arte.
Cuando la casa de subastas, que controló de forma férrea la información que se ofrecía a la prensa, anunció el descubrimiento, las búsquedas en Internet de Giovanni Boldini aumentaron en un 2.800 % y los compradores potenciales se emocionaron al conocer que el precio de salida del cuadro en la subasta era de 300.000 euros.
El salón de subastas, se llenó de compradores y se abrieron hasta 10 líneas telefónicas para quienes pujaban a distancia. Finalmente, el comprador pagó 2.100.000 millones de euros, un récord mundial para el artista.

 "Fue un momento mágico, pudimos ver que al comprador le encantó la pintura, pagó el precio de la pasión", agregó el señor Ottavi...


El resto de los objetos y bienes hallados en el interior del apartamento de Madame  Marthe de Florian, ahora son propiedad del gobierna francés y tal vez puedan ser contemplados por el público, si finalmente el hogar de esta hermosa mujer se convierte en museo.

FUENTES:
truckpy

No me puedo despedir sin dejar publicado un postre, en este caso, una tarta de café que bien podría haberse servido en alguna de las "interesantes" veladas ofrecidas por Madame Florian.
He hecho dos versiones de la misma receta, una, más acorde con la estética de la época y otra, más divertida para los tiempos de hoy.
Dejad volar vuestra imaginación...
                         TARTA DE CAFÉ

             INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO
                        Molde de 22 cm
- 200 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 gr de azúcar
- 4 huevos grandes grandes
- 250 ml buttermlik (si no lo tenemos, lo preparamos mezclando 250ml + 1 cda de vinagre, dejamos que repose 10 minutos, removemos y listo para usar)
- 1 sobre de levadura en polvo (16 gr)
- 350 gr de harina de repostería
- 1 cda de extracto de vainilla
- 1 cda de café soluble
      INGREDIENTES PARA LA COBERTURA
- 500 ml de nata para montar
- 7 cdas de azúcar glas (a medida que añadís el azúcar glas,id probando hasta dar con vuestro punto exacto de dulzor)
- 3 cdas de café soluble
                                            ELABORACIÓN
- Preparamos el buttermilk.
- Cubrimos el molde con papel de horno.
- Precalentamos el horno a 170ºC
- En una fuente, ponemos el azúcar junto con la mantequilla a temperatura ambiente, el café soluble y el extracto de vainilla. Batimos bien hasta conseguir una mezcla esponjosa.
- Añadimos los huevos, de uno en uno, mientras seguimos batiendo.Añadimos el buttermilk.
- Incorporamos la harina tamizada junto con la levadura en polvo.Batimos hasta obtener una mezcla homogénea. 
- Echamos la mezcla en el molde y la horneamos a temperatura media unos 35 minutos o hasta que al pinchar la masa con un palillo éste salga limpio.
- Pasado ese tiempo, desmoldamos el bizcocho y lo dejamos enfriar encima de una rejilla.
-
- Antes de montar la nata, apartamos 2 cdas de nata líquida.
- Ponemos a calentar las dos cdas de nata líquida y la retiramos del calor cuando esté entre tibia y caliente. Le añadimos las 3 cdas de café soluble, removemos bien hasta que se haya diluído.
- Dejamos que enfríe.
- Batimos la nata y cuando ya esté casi montada, le añadimos el café diluído y el azúcar glas.
- Por último, cubrimos la tarta y la decoramos a nuestro gusto.